Por qué esperar hasta el último día? Chau 2012!

Nunca entendí porque las personas tienen que esperar hasta el último día de cada año para decidir que van a cambiar; que van a sacar a personas de sus vidas, que van a empezar a perseguir sus sueños o hasta que por fin van a tomar en serio su dieta. Todos hacemos o hicimos esto, por lo menos un vez.
Esa actitud de esperar hasta el último minuto para cambiar nuestras acciones, esa actitud deberíamos cambiar. Ahora. Me van a decir que estoy escribiendo esto en plena madrugada del 31 de diciembre y es cierto. Pero por qué? Porque todos abarrotan las redes sociales con promesas que tal vez no van a cumplir y plagueos sobre el 2012.
Comencemos, voy llevar todo a una balanza. Personalmente mi 2012 fue algo asustador. Por los cambios, adaptarse al colegio, por motivos personales. Todos me preguntaron; ya te acostumbraste a Asunción? Acostumbrada ya estaba, hace mucho. Lo que cambió es vivir permanentemente allí, lejos de mi familia y de mis amigos. Me di cuenta lo tan importantes y esenciales son para mí. Estar con las mismas personas los 365 días del año y de repente ya no les tuve por cerca. La distancia. Extrañar.
Pero no me puedo quejar de todo. Este año comencé a estudiar diseño gráfico, el blog creció mucho, me regalaron mi tan soñada cámara, tuve la oportunidad de conocer lugares, personas increíbles y pasar por momentos que sin necesidad de fotos voy a recordar para siempre. Aunque muchas veces me sentí sola, todo me ayudó a madurar más, seguir mi camino y tener certeza de todo lo que quiero para mí.
Ahora estoy en mi casa. Queriendo terminar de escribir esto, pero mis ideas se confunden y tengo mucho para decir. Antes quiero decir que no cambie, aunque muchos crean que sí. Generalmente, las personas que nunca me conocieron bien. Mis costumbres y mi carácter siguen intactos. Sigo amando mis almuerzos en silencio, prefiero estar en casa que en un lugar ruidoso, ir a lugares tranquilos, tomar café a la madrugada, leer un libro al punto que no me deje dormir por querer pasar a la otra página. Sigo haciendo esas cosas simples, pero mías.
En general 2012, fuiste difícil pero aprendí mucho contigo. No quiero terminar esto haciendo una lista de deseos, solo quiero pedir el valor suficiente para nunca dejar de perseguir las metas y sueños que tengo.

Adriana A.R

Comentarios

Comentarios

Adri Ayala

Adri Ayala

23 años. Marketera de formación y blogger por elección, que descubrió su espacio transmitiendo desde el 2011 su gusto por la moda y la fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
shares