Vacaciones en Bonito: fotos, actividades y muchas ganas de volver

Si existe algo que me pasé postergando en los últimos dos años es viajar. Diciendo que no me animaba a ir sola, falta de tiempo, dinero, no sabía cómo planear y así, hasta que acepté que me estaba inventando excusas.
No hablo de viajar a mi casa en Canindeyú o a Concepción junto a mi abuela que son viajes en familia que hago desde que me conozco como persona, sino a viajar sola o con alguien extraño a mi entorno familiar como compañía, en busca de algo nuevo y de ser posible, distante.
A qué se debe esto? Desde el 2014, cuando empecé a dividir mi tiempo entre trabajo, facultad y blog (diría hasta que en ese orden se divide todavía mi tiempo, muy a pesar mio) mis días cambiaron, y mucho. Necesitaba un descanso, un silencio, un escape, cosa que nunca está por demás para nadie.
Es ahí, que por impulso y hasta diría que en broma, mi amiga y compañera de trabajo Anto (sé que ella va leer esto y se va hallar porque le doy el crédito) me etiquetó en una publicación del instagram para viajar a Bonito, Brasil. Con ese mismo impulso, le dije «vamos», nos organizamos y en menos de un mes, nos fuimos.
Un viaje breve, de 4 días y 3 noches. Muy compensador y me dejó con ganas de volver a este lugar, que su nombre ya avisa lo maravilloso que es.
La ciudad de Bonito, estado de Mato Grosso do Sul, está a aproximadamente unos 274km de Pedro Juan Caballero(Amambay) y es una ciudad muy visitada por los paraguayos principalmente durante nuestros feriados nacionales.
Para mí, lo emocionante de viajar y volver, es compartir esa experiencia(obviamente con alguien que quiera escuchar o leer). Pensando en eso y que a alguien le puede estar interesando un lugar para viajar o estaba con la mira sobre ésta ciudad, estoy aquí, forzando a mi memoria a recordar todos los detalles que puedan servir.
1 (1)
Primer día: llegamos y nos instalamos en el hotel. Salimos a almorzar y de ahí nos fuimos al «Eco Parque-Museo Cultural» que queda a unos 3,5km del centro de la ciudad. Algo para tener en cuenta, prácticamente el ingreso a todos los lugares turísticos de la ciudad tienen costo. Vale la pena, investigar para saber cómo minimo cuánto de $ llevar.
El parque, tenía un costo de 45 reales que incluía: la visita al museo de objetos antiguos, el senderismo conocido como la «Trilha do Mirante» y el ingreso a la «Gruta Sao Matheus». Estos dos últimos, fueron lo más agotador y emocionante. Cuanto más subíamos durante el sendero, la vista era más hermosa y mi respiración más acelerada(persona no fit + altura).
Es una experiencia increíble, ver las formaciones de esas rocas durante miles de años. ¡SUPER RECOMIENDO!
Otras grutas para vistar: Lago Azul y São Miguel.
2 (1)
Segundo día: durante el día visitamos el «Recanto das Sereias». El ingreso cuesta 40 reales.
3 (5)
Adentro se puede disfrutar de dos restaurantes, uno de fast food y el otro con buffet y pedidos a la carta. Mesas de pin pong, ajedrez en tamaño real (me sentí en Harry Potter por 10 segundos), tirolesa y también podes alimentar a los peces.

Por la noche nos fuimos a conocer «Taboa Bar», que es uno de los lugares más recomendados. Lo diferente de este bar, es que las paredes se encuentran escritas y firmadas por los turistas desde la mesa hasta prácticamente el techo. Es una tradición que comenzó con los amigos de la dueña quienes empezaron a dejar mensajes de apoyo por la mesa de la caja.
El bar tiene su propia producción artesanal de «chacaça» (caña brasileña) y se puede comprar, genial para regalar. Siempre tiene música en vivo, lo que genera un ambiente muy divertido. Vale muchísimo la visita, muy buena atención y la comida 😛
OBS: cobran 5 reales por persona, a parte de lo que consumido por la presentación artística y por lo que ví, todos los locales gastronómicos con músicos cobran.taboabar

Tercer dia: el último, pasamos el día en Praia da Figueira que está ubicada a 16km del centro de Bonito. Un hermoso lugar, muy tranquilo. Cuenta con bar, restaurant y una serie de actividades a tu elección como tirolesa, buceo, fluctuación sobre el río, kayak, cancha de volley y más.

Antes de viajar, entramos en acuerdo con Anto que ibamos a bucear, entonces estabamos muuuy ansiosas. Pagamos 150 reales por 20 minutos, que al final terminaron siendo 40 porque tardé bastante en aprender a controlar mi respiración y a perder el miedo, hehe. Durante el buceo vimos un barco que se encuentra bajo el agua.
Fue una experiencia increíble, el instructor era excelente y nos tuvo la paciencia del mundo.
Por la noche, recorrimos el centro, compramos regalos y comimos en el «Pastel Bonito». Les prometo que fue el mejor pastel (es como una empanada, pero la masa es como la de hojaldre) de tilapia que comí.5 (1) 6IMG_5750WOW, quedó mega largo este post pero espero que no se cansen y lleguen hasta acá jaja <3  Fue un viaje breve pero de mucho valor para mí. Cualquier pregunta que tengan sobre éste destino, voy a responder con mucho gusto.

¡Hasta la próxima!

xo
Adriana A.R
Facebook | Instagram | Twitter | Snapchat: gmcblog

Comentarios

Comentarios

Adri Ayala

Adri Ayala

23 años. Marketera de formación y blogger por elección, que descubrió su espacio transmitiendo desde el 2011 su gusto por la moda y la fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
shares